Todos vamos para allá

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Mi tatita Macario Armenta siempre tenía una lección en cada comentario que hacía. Cuando entraba a cualquier negocio lleno de clientes se emocionaba y rápido calculaba ticket promedio, inventarios, números de colaboradores y una conclusión.

En unas vacaciones que estaba de visita con uno de mis tíos, todos los días pasaban a una farmacia a comprar el periódico, en esta ocasión mientras iban entrando se topan con una señora ya mayor que va de salida de la tienda mientras que el vendedor de mostrador le gritaba: «¡Señora!, !Sus medicinas!». 

Mi abuelo la observa en silencio regresarse por ellas, tomarlas y salir de la tienda, —que fea es la edad, viejo— le dice a mi tío en tono serio, y lo alecciona que todos vamos para allá. 

Termina la compra del periódico y caminando a la salida de la tienda el vendedor de mostrador de nuevo grita— ¡Señor! ¡Su periódico!

¡Diviértete! 

Te puede interesar:

Eva Saiz

El valor de la resiliencia

Hoy te quiero compartir una herramienta para desarrollar resiliencia, pero antes de ir a ello vamos a profundizar un poco sobre ¿qué

Blog de Poncho

Busco Director General

¿Cuándo el Dueño debe de empezar a buscar al próximo Director de su empresa? todo el tiempo —señaló el profesor en mi clase de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre como podemos ayudarte

Déjanos tus datos y uno de nuestros consultores te contactará para calibrar la necesidad actual de tu empresa.

Recibe una idea cada semana