Mi primer medalla

Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest

De niño nunca gané una medalla de nada porque no practiqué ningún deporte. Diego juega fútbol y en días pasados terminó un torneo en el que participó con varias escuelas y quedaron en segundo lugar.

El miércoles que lo recogí del colegio me dice: — Papí! Hoy es la premiación de fútbol, me van a dar una medalla porque perdimos contra el Chapule, es mi primer medalla papá! — me dijo emocionado. Se me llenaron los ojos de lágrimas de como me transmitió su emoción, no esperaba sentirme tan pero tan feliz por lo contento que lo veía y su inocencia cuando dijo «mi primer medalla».

Feliz con su equipo los anunciaron y pasaron a recibirlas en medio de aplausos, se tomaron fotos con el trofeo, con su entrenador que es genial, luego uno por uno con el trofeo, luego otra todos juntos, no paraban de reír y abrazarse. No puedo evitar sentir sus logros casi como si fueran míos. 

Ya en la noche, Diego empijamado y con la medalla puesta recordaba cómo pasó al frente e inclinó su cabeza para que se la pusieran. Se fue a la cama a dormir con ella, con su primer medalla.

Diego, hijo, quiero que sepas que sé exactamente cómo te sientes porque esta también es mi primer medalla.

Poncho Mendoza

Te puede interesar:

Guía Rápida

Enfrentar La Era Digital

La innovación es fundamental para todos los giros. Uno cree que no se puede reinventar la rueda, pero en esta época digital,

Guía Rápida

Enseñar Y Aprender

Hemos consultado varias decenas de empresas y las inquietudes de los colaboradores siempre se repiten: sueldo, horario, carga de trabajo y trato

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre como podemos ayudarte

Déjanos tus datos y uno de nuestros consultores te contactará para calibrar la necesidad actual de tu empresa.

Recibe una idea cada semana