Inventar a alguien

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Uno no se da cuenta a veces de que con una palabra o un acto puedes inventar, reparar o construir a alguien.

Hace dieciocho años, todos los jueves me juntaba en la casa del Muerto a echarnos unas caguamas en su banqueta mientras veíamos pasar carros y gente. Ya habíamos salido de la universidad y teníamos un par de años trabajando; yo ya estaba en mi segundo trabajo como consultor.

Uno de esos jueves, escuché por casi dos caguamas al Muerto quejarse de su trabajo. No le gustaba que no tuviera aire acondicionado, que la jornada fuera muy larga y que le pidieran quedarse seguido. Además, no tenía nada que ver con la carrera que él estudió, aunque sí, su jefe y sus compañeros eran muy agradables.

Mientras yo lo escuchaba, iba reflexionando. En aquel entonces, estaba en un proyecto donde cronometraba tiempos en talleres de servicio todo el día con mucho calor. Me quedaba hasta tarde sin que nadie me lo pidiera, capturando esos tiempos para terminar de graficar, comprobar la captura y los resultados.

Me emocionaba mucho ser el primero en descubrir con datos lo que sucedía en esa empresa y después ir a informarlo a mi cliente. Todo esto tenía que ver con la carrera que estudié, sin contar que no me gustaban mucho las formas de mi entonces jefe.

Cuando el Muerto terminó de quejarse, yo le respondí algo que cambió mi vida, porque no fue una respuesta a su queja, fue una declaración que interioricé para mí:

— «Pues qué culero, Muerto, la neta yo puedo dedicarme a lo que hago toda mi vida.»

Esa noche, regresando a casa con los vidrios abajo y sin música, iba pensando que no sabía cómo, pero que yo iba a vivir de servir a las empresas.

Hoy he atendido a más de seiscientas de diferentes giros, viajado para estudiar en escuelas de negocios que jamás imaginé, conocido socios y gente increíble que se ha sumado a esta vocación. Incluso este correo es consecuencia de aquella noche. No estaría aquí sin haber escuchado aquel día al Muerto quejarse de su trabajo.

¡Diviértete!

Te puede interesar:

Blog de Poncho

Nuevas ideas

Ya les he contado historias de mi compadre, siempre busca ayudar a sus colaboradores y entorno, participa en algunas asociaciones sin fines

Guía Rápida

Equivocarse Es Natural

Pensar en los errores Por las noches, antes de dormir o mientras cenaba, tenía la costumbre de escribir en una hoja los

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre como podemos ayudarte

Déjanos tus datos y uno de nuestros consultores te contactará para calibrar la necesidad actual de tu empresa.

Recibe una idea cada semana