Gravity problems

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

El segundo semestre del año ha sido por historia, el más sustancioso en demanda incluso por el doble que el resto del año (número de proyectos e ingreso), siempre sé que ese periodo será imparable y cada año me venía preparando para poder atender esa demanda y daba todo de mí porque sabía que sería ese periodo, sin embargo te confieso que durante años llegaba un punto en donde mi sensación de fatiga me desbordaba y no podía esperar que terminara el periodo para invernar un poco y regresarme otra vez a la normalidad. Así cada año, varios años.

Octubre 2021 fue diferente para mí cuando camino a casa en el auto con mi hijo Leonardo recuerdo que me pidió detenernos para ir al parque, le dije -¡hijo no puedo, estoy cansada!- el insistió claro es su don y seguido le dije -¡trabaje mucho hoy, en verdad estoy muy cansada!- a lo que él con su mirada confusa me preguntó -¿mamá, te gusta tu trabajo?- me quedé pensando y le dije -¡claro, me encanta!- y el inocentemente me pregunta, entonces ¿por qué te cansa? A mí me gusta jugar y no me canso, solo me da sed y tomo agua y ya está, espera aquí…. un momento de luz pasaba frente a mí y te cuento mi reflexión.

«Gravity problems»

Encontré que cada año me enfocaba en resolver mi capacidad de atención a proyectos y trabajo en orden a mi rendimiento mental y físico, administraba mi tiempo de tal forma de tratar de resolver el inminente problema de sentirme «cansada» por la doble demanda que no obtenía en otros meses y que parecía un comportamiento habitual de mercado.

Pero resulta que no todos los problemas se pueden resolver, no todos son procesables, algunos problemas son como la gravedad física que existe por naturaleza y que permite que un objeto caiga sí lo suelto al vacío y no puedo hacer algo para detenerla, va a ocurrir. Entonces, la respuesta a nuestros problemas está en la elección del problema. Ver mi agotamiento como uno a resolver era algo estéril, un Gravity problem.

Decidí entonces reenmarcar mi problema y me enfoqué en ¿cómo mantener mi entusiasmo aún con mucha demanda de trabajo? Y resulta que la segunda temporada del año no ha terminado y ya estamos a febrero, resulta que este febrero se comportó como nunca, como un noviembre o diciembre. Resulta que yo dejé de perder mi tiempo y energía en resolver algo que no tenía respuesta. Todos los trabajos son agotadores, es natural y normal que nos fatiguemos en el camino, pero, si te gusta lo que haces y logras enfocarte en algo procesable que puede resolverse el trabajo, aunque sea cansado «No duele para ir al parque después».

¿Te sientes atascado en algo sin sentir avance? Tal vez sea un gravity problem.

Despertar ideas es mi propósito.
Eva Saiz

Te puede interesar:

Benito

*Da click y lee este correo con esta canción de fondo: Satisfaction – The Rolling Stones* Hace varios años uno de mis

Blog de Poncho

Solo dos segundos

Esta semana tuve mi celebración del día del padre en los salones de Natalia y Diego. Una canción, un abrazo, un mensaje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre como podemos ayudarte

Déjanos tus datos y uno de nuestros consultores te contactará para calibrar la necesidad actual de tu empresa.

Recibe una idea cada semana