El Terrible

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

El terrible es un prestigioso eléctrico de banqueta que siempre tiene mucho trabajo pero en cuanto llegas te hace sentir atendido. Le platiqué que hacía una semana había cambiado la batería y hoy batallé para que prendiera el carro y que le echara un ojo. Le llamó a el tigre para que me atendiera, un señor de 65 años que salió con un cable pelado de las puntas, levantó el cofre, puso el cable en los polos de la batería y con las chispas que vió dijo: la batería no sirve.

No puede ser pensé, esa batería la cambié hace una semana, me acerqué otra vez al terrible y le pedí que me mandara a alguien que sí revisara bien que pasaba con el carro. El terrible ahora le llama a Pepe, un morro de unos 27 años que se metió abajo del carro, le revisó que estuviera bien ajustado el alternador, sale y por el cofre le revisa la bobina, las bujías, los fusibles, pone el multímetro en la batería y me dice: la batería no sirve.

Me reí y aprendí tres cosas:

1. Hay diferentes formas de llegar a un resultado
2. El proceso sube o baja la confianza al cliente
3. Si vas con un experto que ha visto y arreglado cientos de carros, hazle caso.

¡Diviértete!
Poncho

Te puede interesar:

Blog de Poncho

Don Miguel Ángel Manjarrez

Me acuerdo a mis 21 años, recién graduado y en mi primer trabajo ya como «ingeniero» estando sentado en la computadora diseñando

Blog de Poncho

Enfermedades de la imaginación

Miedo y ansiedad, lo que nos empuja o detiene. Mi shot de la noche. ¿Qué harías hoy si no tuvieras miedo?, tenía

Consultoría de empresas Culiacán
Blog de Poncho

El Rey

Escribiendo el correo anterior «Termómetro« dentro de las ideas que se me vinieron a la cabeza, pensé: si los dueños y gerentes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre como podemos ayudarte

Déjanos tus datos y uno de nuestros consultores te contactará para calibrar la necesidad actual de tu empresa.

Recibe una idea cada semana