¿Demasiado Joven? Todos Hemos Pasado Por Ahí.

Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest

Cuando empecé Infocus Consultores tenía 25 años. Mis dos primeros colaboradores, que hoy siguen trabajando conmigo tenían la misma edad. En un principio no todos nos tomaban en serio. Podía sentir como nos juzgaban. Palabras como: son muy chicos o apenas están aprendiendo, eran comunes. Aún así hubo gente que confió en nosotros, que reconoció nuestro potencial y nuestras habilidades y que no le tuvo miedo a nuestra edad.

Éramos jóvenes, sí, pero teníamos varios años de experiencia consultando. En esa etapa aprendí mucho sobre como ganar credibilidad y seguir creciendo, aunque hubiera gente que no nos tomara tan en serio.

Preocúpate por tu imagen. Demasiado joven o demasiado grande la imagen es una parte fundamental para que otras personas nos den el lugar que merecemos. Si en ese entonces hubiera llegado en jeans o playera no hubiera dado la imagen correcta hacia las empresas. Reflejarnos de una manera seria y profesional puede ayudar a mitigar nuestra edad. Ya sea que trabajes en una empresa o estés empezando un negocio. Tu imagen debe reflejar responsabilidad.

Seguridad. Debes estar seguro de lo que sabes y admitir lo que todavía no dominas. La sinceridad y la seguridad son fundamentales para crecer aprendiendo y no ser soberbio. La juventud no es un sinónimo de ignorancia. Si estás en una posición donde duden de tu edad muéstrate sincero con tus conocimientos y seguro de ti mismo, pero admite que aún queda mucho que aprender.

Trabaja el doble. La mejor forma de mostrar que la edad no es un impedimento es con resultados. Si tienes menos de treinta y necesitas ganar experiencia, trabaja el doble. De esa forma no sólo vas a probar que puedes hacerlo sino que cuando tengas treinta vas a tener el doble de experiencia que quienes están compitiendo contigo.

Te puede interesar:

Guía Rápida

Clic Con Lo Humano

Haciendo clic en lo humano Siempre que empezamos un proyecto con un cliente nuevo nos preocupamos por conocerlo como persona. En Infocus

Blog de Poncho

Casa, escuela y calle

Mi tío Jorge siempre ha dicho que hay dos escuelas: la casa y la calle. Yo creo que hay tres: la casa,

Blog de Poncho

Más galletas

Vivimos sin darnos cuenta en un mundo complicado, aunque pienso que nosotros lo hacemos complicado. Nos pasa con la comida, la ropa,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre como podemos ayudarte

Déjanos tus datos y uno de nuestros consultores te contactará para calibrar la necesidad actual de tu empresa.

Recibe una idea cada semana