Cuentito

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Este correo está más largo de lo común, creo que vale la pena compartir así como mi amigo Alejandro Luna lo compartió conmigo.

Había un antiguo rey que le dijo a sus sabios: “Tengo un anillo con uno de los diamantes más finos del mundo y quiero esconder un mensaje debajo de la piedra que puede ser útil en una situación desesperada. Daré este anillo a mis herederos y quiero que les sirva. Piensen en el mensaje, debe ser muy corto para que quepa en él ”. Los sabios sabían escribir tratados, pero no se expresaban en frases cortas. Pensaron y pensaron, pero no se les ocurrió nada.

El rey se quejó del fracaso de su idea al fiel y anciano criado que lo había acompañado desde niño y era parte de la familia. El anciano le dijo: «No soy un sabio, no soy educado, pero conozco ese mensaje. Durante los muchos años que pasé en el palacio, conocí a mucha gente y una vez atendí a un místico visitante a quien invitó tu padre y me dio este mensaje. Te pido que no lo leas ahora. Guárdalo debajo de la piedra y ábrelo solo cuando no haya salida «. El rey escuchó al viejo.

Después de algún tiempo, sus enemigos atacaron el país y el rey perdió la guerra. Huyó solo con su caballo mientras que sus enemigos lo perseguían, eran muchos. Cabalgó por un camino que terminaba en un enorme y profundo acantilado; si caía allí, sería el final, no podía retroceder, los enemigos se acercaban ya escuchaba sus caballos. No tenía salida. Estaba completamente desesperado, y entonces recordó el anillo. Lo abrió y encontró el mensaje: «Esto también pasará».

Después de leer el mensaje, sintió que todo se quedó en silencio. Los enemigos se perdieron y tomaron la dirección equivocada. El rey estaba lleno de gratitud. Las palabras fueron poderosas. Cerró el anillo y volvió por el camino donde reunió a su ejército y regresó a su reino. El día que regresó al palacio, organizaron una fiesta magnífica para todo el mundo: la gente amaba a su rey. El rey estaba feliz y orgulloso. El viejo criado se le acercó y le dijo en voz baja “Incluso en este momento, lee el mensaje de nuevo”.

El rey le dijo: “Pero ahora soy un ganador!, la gente está celebrando mi regreso, no estoy desesperado, no estoy en una situación desesperada ”.
“escúchame” -le respondió el viejo. “El mensaje funciona no solo en momentos en que todo va mal sino también en momentos de victoria”.

El rey abrió el anillo y leyó «Esto también pasará».
De nuevo, sintió que el silencio se apoderaba de él, aunque estaba en medio de una ruidosa multitud bailando. Su orgullo se disolvió y entendió el mensaje.
El anciano le dijo: “¿Recuerdas todo lo que te pasó? Nada ni ningún sentimiento es permanente. A medida que la noche cambia de día, los momentos de alegría y desesperación se reemplazan entre sí. Acéptalos como la naturaleza de las cosas.

Diviértete

Te puede interesar:

Lucidez

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.3.2″][et_pb_row _builder_version=»4.3.2″][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»4.3.2″][et_pb_image src=»http://infocusconsultores.com/wp-content/uploads/2020/03/lucidez.png» _builder_version=»4.3.2″][/et_pb_image][et_pb_text _builder_version=»4.3.2″] Mi mamá y mi hermana se fueron de viaje y están atoradas en

Guía Rápida

Olvida Los Errores

Pensar en los errores Por las noches, antes de dormir o mientras cenaba, tenía la costumbre de escribir en una hoja los

Blog de Poncho

Busco Director General

¿Cuándo el Dueño debe de empezar a buscar al próximo Director de su empresa? todo el tiempo —señaló el profesor en mi clase de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre como podemos ayudarte

Déjanos tus datos y uno de nuestros consultores te contactará para calibrar la necesidad actual de tu empresa.

Recibe una idea cada semana