Cuando haces las preguntas correctas

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.3.2″][et_pb_row _builder_version=»4.3.2″][et_pb_column _builder_version=»4.3.2″ type=»4_4″][et_pb_image src=»http://infocusconsultores.com/wp-content/uploads/2020/03/Cuando-haces-las-preguntas-correctas-.png» _builder_version=»4.3.2″ hover_enabled=»0″][/et_pb_image][et_pb_text _builder_version=»4.3.2″ hover_enabled=»0″]

Sherlock Holmes investigaba el caso de un caballo que había sido robado del establo de una gran mansión. La investigación llevaba días, pero cuando Holmes toma las riendas del caso, como por arte de magia concluye rápidamente que el encargado del establo estaba involucrado en el robo. Todos asombrados le preguntaron: “¿Cómo llegó a esa conclusión tan rápido señor Holmes?”.

El jefe de policía le pregunta: “¿Hay algo que usted vio que yo no vi?”, y Holmes le responde: “La clave que me llevó a esa conclusión fue que el perro no ladró la noche del robo. Eso fue todo”.

El inspector abrió los ojos confundido y le pide a Holmes que lo aclare y éste respondió con tres preguntas:

“Señor inspector:
1. ¿El perro estaba presente la noche que ocurrió el robo del caballo?” “Sí, señor Holmes”.
2. “¿El perro ladró cuando robaron el caballo?” El inspector responde: “No. Confirmamos que el cuidador estaba dormido y no despertó”.
3. “¿A quién el perro nunca ladraría a media noche?” El inspector responde: Por supuesto, al encargado del establo, él es su dueño”. – Entonces, señor inspector, todo apunta al encargado del establo.

Finaliza entonces Holmes: “Vea inspector, cuando se hacen las preguntas correctas, la respuesta es… elemental, ¿no, mi querido Watson?»

Diviértete
Poncho Mendoza

Tomado del libro El arte de hacer preguntas, Mario Borghino

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Te puede interesar:

Business Evolution

¿Mindfulness en el trabajo?

El término mindfulness significa poner atención al momento presente y aceptarlo sin juicio alguno. Ciertos estudios han revelado que realizar esta práctica,

Blog de Poncho

El juego infinito

No me gusta hablar en público, a veces no me queda de otra, reuní a todo mi equipo después de más de

Benito

*Da click y lee este correo con esta canción de fondo: Satisfaction – The Rolling Stones* Hace varios años uno de mis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre como podemos ayudarte

Déjanos tus datos y uno de nuestros consultores te contactará para calibrar la necesidad actual de tu empresa.

Recibe una idea cada semana