Árbol de arrayanes

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Todos vendemos algo me dice uno de mis mentores cada que le digo que soy mal vendedor.

Mi primer contacto con las ventas fue cuando tenía unos doce años, en la casa de mis abuelos había un árbol de arrayán gigante, un día después de que les ayudé a recoger todos los que se habían caído, mamanina los lavó y metió en unas bolsitas de papel café, a algunas bolsitas les echó chile en polvo y a otras no.

Las bolsitas las puso en una charola y me dijo: —vas a ir a venderlas aquí a los vecinos de la cuadra—.
Después de una breve capacitación, tomó una rama de una planta que no recuerdo que era, la puso hasta abajo de las bolsitas, entre ellas y la charola: —es para que te dé buena suerte— me dijo. Se persignó, me persignó a mí y me fui a tocar puertas. Me acuerdo de que las primeras puertas que toqué me daba mucha vergüenza y medio les decía que vendía arrayanes y los vecinos al verme morro me las compraban y fui agarrando confianza después de que me compraban una y caminaba a la siguiente puerta. Las vendí todas.

Saber vender es algo que no te enseñan en la escuela, lo aprendes haciéndolo, y cada puerta que no se abre te forja el carácter y los argumentos para la siguiente, con el tiempo, escuchando con atención y cumpliéndole a tus clientes se terminan abriendo las puertas que al principio no.

¡Diviértete!

Te puede interesar:

Infocus

10 Curiosidades Sobre Wimbledon

Ahora que se encuentra en pie el Grand Slam británico, indagamos más acerca de Wimbledon y encontramos algunas curiosidades que probablemente no

Blog de Poncho

Enfrentar la realidad

No llegué a la meta de negocio este año, quedé al 79%. Ajustar metas para que el número pinte bonito no hace

Blog de Poncho

Buzz Aldrin

Nadie se acuerda de los segundos lugares, ¿Quién fue el primer hombre en pisar la luna? ¿quién fue el segundo?. Aún así,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre como podemos ayudarte

Déjanos tus datos y uno de nuestros consultores te contactará para calibrar la necesidad actual de tu empresa.

Recibe una idea cada semana