¿A quién le va mejor?

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Cuando era joven (más), tenía en mi equipo alrededor de 3-4 personas, empecé a darme cuenta que gran parte de mi tiempo se me iba en responderles preguntas, en decirles qué y cómo hacer algo. Cuando llegaba la hora en que ellos se iban yo me emocionaba porque ya podía ponerme a resolver mis pendientes.

Yo los justificaba porque pensaba que eran nuevos, ninguno tenía el año aún en el equipo. Se me ocurrió empezar a anotar todo lo que me preguntaban durante una semana, hice una tablita, la grafiqué y cuando la estudie me di cuenta que el problema, cómo siempre pasa, era yo: no les había definido sus prioridades, no los había capacitado, sus proceso estaban ambiguos. Me acuerdo que sólo el 16% me hacían preguntas «válidas» o que sí me tocaba a mí atender. 

Tardé poco más de 100 días en más o menos atender estos puntos y cuando pensé que había terminado ya éramos más, con más clientes y nuevos problemas, tenía que volver a empezar. 

Es como hacer ejercicio y mantenernos en forma, en una competencia el que no hace ejercicio también puede competir pero, ¿a quién le va mejor?.

Diviértete! 

Poncho Mendoza

Te puede interesar:

Blog de Poncho

La administración al final

Antes de pandemia veía como los negocios en crecimiento dejaban la administración para después, ahora me parece un área que ha tomado

Blog de Poncho

Casa, escuela y calle

Mi tío Jorge siempre ha dicho que hay dos escuelas: la casa y la calle. Yo creo que hay tres: la casa,

Blog de Poncho

Todos vamos para allá

Mi tatita Macario Armenta siempre tenía una lección en cada comentario que hacía. Cuando entraba a cualquier negocio lleno de clientes se

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre como podemos ayudarte

Déjanos tus datos y uno de nuestros consultores te contactará para calibrar la necesidad actual de tu empresa.

Recibe una idea cada semana