Crecer Demasiado Rápido

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Esta semana en Infocus Consultores hemos reflexionado sobre el crecimiento. Es un tema que da para mucho pensar. Nosotros mismos hemos crecido en los últimos diez años junto a un buen número de empresas y de empresarios. También hemos visto empresas que crecen demasiado rápido y que terminan contrayéndose después de un tiempo.

En la naturaleza todo tiene su tiempo. Una planta que logra germinar necesita cuidados exhaustivos. Un árbol maduro, en cambio, puede resistir un incendio. Estas mismas reglas aplican para las empresas. Es antinatural forzar el ritmo de crecimiento y algunas veces es difícil de controlar..

El ritmo de crecimiento está sujeto a muchos factores: personas, mercado, capital, antecedentes, etc. Un crecimiento demasiado cuidadoso también resulta nocivo: hay giros muy nobles que otorgan un crecimiento continuo y negarnos a crecer sería igual a negarle a una planta que aumente su estatura mes tras mes.

¿Cuál es el ritmo adecuado? Eso depende de cada negocio y del sazón de sus directores. ¿Cuál crees que sea el ritmo adecuado?

Te puede interesar:

Blog de Poncho

Impostor

Hace algunos años tuve la suerte de que me invitaran a un encuentro de artistas, científicos, escritores y descubridores de cosas. Sentí

Guía Rápida

La Paradoja De La Comunidad

Esta semana en Infocus Consultores escuché una frase que hizo eco en mí: Cuando todo anda bien es porque las cosas andan muy mal. Ya

jackwelch
Blog de Poncho

Jack Welch

En todas las empresas hay 4 grupos de personas según Jack Welch: Las que tienen compromiso con la empresa y tienen resultados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Descubre como podemos ayudarte

Déjanos tus datos y uno de nuestros consultores te contactará para calibrar la necesidad actual de tu empresa.

Recibe una idea cada semana