Casa, escuela y calle

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Mi tío Jorge siempre ha dicho que hay dos escuelas: la casa y la calle. Yo creo que hay tres: la casa, la escuela y la calle.

Las primeras dos ayudan para sobrevivir en la tercera y esta última es la que te ayuda a crecer profesionalmente.

La libertad de decisión con consecuencias que me daban mi papá y mamá me fomentó mucho intentar cosas nuevas, algo tan sencillo como decidir que ropa o corte de pelo traer, me lo rapé varias veces y me dejaba el copete muy muy largo o la vez que me lo decoloré o cuando usaba shorts gigantes y billetera con cadena.

En la escuela nunca fui muy brillante, estuve en 9 sin contar la universidad, pero al estar moviéndome aprendí a adaptarme a los cambios. Ya en la carrera, en el Tec de Culiacán (ITC) aprendí que hay muchas formas y herramientas para resolver problemas, hay que aprender a seleccionar la correcta o seguir buscando nuevas.

Y en la calle, durante la carrera trabajaba de valuador en una casa de empeño que está en un mercado de colonia, descubrí que no toda la gente es buena, y también que hay mucha gente buena que esta necesitada y batalla para salir adelante y que yo he sido afortunado porque no hice nada para tener la familia que tengo, solo nacer en ella.

Diviértete,

Poncho Mendoza

Te puede interesar:

Guía Rápida

Enraizar El Aprendizaje

“Le explico una y otra vez y me sigue preguntando lo mismo a la vuelta de una semana, ¿qué estoy haciendo mal?”

correo del viernes
Blog de Poncho

La mejor prestación

Tengo años platicando con ejecutivos y colaboradores de diferentes sectores y tamaños de empresas. En la mayoría recibo sus insights de diferente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Descubre como podemos ayudarte

Déjanos tus datos y uno de nuestros consultores te contactará para calibrar la necesidad actual de tu empresa.

Recibe una idea cada semana